Camino de Asìs   Ciudades del Camino

”Vade Francisco et repara domum meam”

Link: Vita e opera di Francesco

Ermitas del camino franciscano

..............

Ermita de Montepaolo

Sabemos por  documentos irrefutables que los seguidores de San Francisco estaban en Montepaolo ya antes de 1220. Habitaban un pobre eremitorio, abandonado por los monjes de la Abadía de San Andrés, cerca de Dovadola. La zona sufrió a lo largo de los siglos  la erosión del agua en las capas freáticas  que provocó derrumbamientos en bloques    y esto se explica por el hecho de que la zona es geológicamente del tipo calcáreo, muy estratificada y con capas freáticas muy permeables.
La misma suerte corrió la ermita en la que habitó San Antonio desde la primavera de 1221 al otoño de 1222, con el encargo de celebrar la Santa Misa para los hermanos y darles instrucción en la Fe y Vida Religiosa.

Per approfondire Ermita di Montepaolo

Ermita de Camaldoli

A principios del siglo XI la sociedad europea   se fragmentó a causa de las luchas por un nuevo orden  del poder político. La iglesia se vio involucrada en esta trama y las comunidades monásticas también estuvieron condicionadas.
San Romualdo, monje de la  abadía de San Apollinare in Classe  de Rávena, vuelve a proponer la originaria llamada de los creyentes a la fidelidad radical al evangelio y a la libertad interior, garantizada no por  el poder humano o por rígidas normas disciplinarias, sino por la fidelidad al Espíritu de Dios. Un verdadero hombre de Espíritu. Una gran lección evangélica en un contexto de luchas por el poder a todos los niveles.

Per approfondire Ermita de Camaldoli

Ermita de La Verna

El monasterio de La Verna  es uno de los más notables lugares de culto italianos. San Francisco recibió en 1213, como donación del Conde Catan, toda la montaña sobre la que se erige La Verna. Francisco se enamoró enseguida de este lugar porque es remoto y silencioso, apropiado para vivir una austera y ascética soledad. Aquí el Santo recibió                          
  los Estigmas, el 14 de septiembre de 1224. La importancia de La Verna en el Camino franciscano está perfectamente sintetizada en las palabras escritas sobre el portón de ingreso al monasterio: “ Non est in toto sanctior orbe mons” (“No hay en el mundo monte más sagrado”).

Per approfondire Ermita de La Verna

Eremita de La Casella

Inmerso en el verde de los bosques del Alpe de Catenaia, entre Casentino y Valtiberina, se encuentra la ermita de La Casella, de donde Francisco, en su último viaje de retorno a Asís, levantando la vista, saludó a  La Verna pronunciando las conmovedoras palabras: Adiós monte de Dios, Adiós Monte Alvernia”

Per approfondire Ermita de la Casella

Ermita de Cerbaiolo

Más  pequeño que el de Montecasale, el  eremitorio de Cerbaiolo (861 m sobre el nivel del mar)., situado en una zona rica en  quebradas naturales y manantiales, no lejos del torrente Sinigiola, está situado sobre una peña en el costado del monte, es la ermita medieval edificada a mayor altitud de las que se levantan en la vertiente tiberina. La posición de la ermita pequeña es bastante similar a la de la más grande, y también al convento de La Verna. También sobre   Cerbaiolo se halla un pico rocoso que recuerda al casentinés Monte Penna, tanto que  se dice que “quien ha visto La Verna y no Cerbaiolo, ha visto la madre pero no al hijuelo”. No es seguro  que San Francisco se hospedara aquí  pero la   tradición local recuerda la hospitalidad que los monjes  ofrecieron a su hermano Antonio de Padua, del cual aún hoy está indicado el lugar donde se retiraba a orar.

Per approfondire Ermita del Cerbaiolo

Ermita de Montecasale

El ermitorio de Montecasale (706 m.) está situado en el valle de Afra, cerca de la carretera que comunicaba el Valle Alto del Tevere con el Valle Alto del Metauro. Según la tradición el eremitorio habría sido fundado en 1213 por Francisco de Asís, que lo habría recibido como donación del obispo de Cittá di Castello.
Las fuentes franciscanas recuerdan los episodios de la conversión de tres ladrones y de las reliquias hechas llevar por San Francisco para ser custodiadas y veneradas. La tradición popular añade el hecho que se cuenta de cómo San Francisco quiso plantar coles del revés para poner a prueba la capacidad de obediencia de dos jóvenes  que querían llegar a ser frailes.

Per approfondire Eremo di Montecasale

Ermita de Buonriposo

El  ermitorio del Buonriposo ,situado a pocos kilómetros de Cittá di Castello, se esconde detrás de la colina de San Angiolino, a la derecha del Tevere, entre bosques de castaños. Se cuenta que en 1213, peregrinando por estos parajes  -etapa obligada para cualquiera que fuera de Asís a La Verna- , Francisco obtiene del devotísimo Cristiano Guelfucci una pequeña capilla  rodeada de un huerto, donde se establecieron los hermanos Menores. Se puede ver aún la estancia donde ese mismo año se alojó el Santo de Asís.

Per approfondire Ermita de Buonriposo

Ermita de Carceri

Antiguo eremitorio del siglo XIV, situado a unos 5 km. de Asís subiendo al monte Subasio.  Está construido sobre el lugar donde San Francisco y sus seguidores se retiraban (se encarcelaban) a orar, cerca de una pequeña iglesia rodeada de grutas  frecuentadas por eremitas  ya en tiempos paleocristianos. Se narra que el nombre de Carceri (cárceles) puede ser debido al significado de la palabra “Carcel”: Sacro Retiro.
En su inicio era solo un pequeño oratorio que pareció a Francisco el sitio adecuado para la penitencia y la contemplación.

Per approfondire Ermita de le Carceri

 

 

Home