Camino de Asìs   Ciudades del Camino

”Vade Francisco et repara domum meam”

Link: Vita e opera di Francesco

Peregrinar en el IIIº Milenio

    De donde proviene esta fuerza oculta que llama?  Incluso quien ha tenido la experiencia en primera persona de uno o más peregrinajes en estos  tiempos y ha probado en sí mismo la  dificultad  de encontrar durante el camino  lo esencial como: un techo para dormir, agua para lavarse y algo para comer, se  pregunta  a sí mismo y a los demás cuál es la fuerza que mueve a involucrarse en esta aventura.

La mayor afición proviene  del norte de Europa, en particular de Alemania y Francia, también de otros diversos países como Canadá, Japón, Brasil... y, como no, de Italia: en estos últimos tiempos también muchos italianos han sentido la necesidad de explorar nuevas experiencias existenciales, inducidas por profundas  motivaciones interiores. La formación intelectual laica y religiosa, por no hablar de la realidad socio-política  contemporánea no consigue ya captar la atención de las actuales generaciones.

Los jóvenes, viven las actuales propuestas culturales-religiosas con un fuerte distanciamiento, si se prescinde del itinerario educativo que reciben, y en ellos nace de alguna manera la necesidad de investigar modelos diferentes de profundización interior.
Es sorprendente constatar que tantos hijos del hedonismo más bullicioso, revelan en esta coyuntura   una gran audacia al explorar  nuevos ámbitos doctrinales para ser los sustanciales protagonistas de la propia metamorfosis interior.

Francisco fue misionero y peregrino

Después de recorrer gran parte de Italia, caminó a lo largo de la misma vía de los devotos peregrinos, verdadero motor de la historia de la Edad Media europea. Como tantos de sus contemporáneos, él también llegó a la meta más ambicionada: Santiago de Compostela (“...Francisco, por su devoción fue a Santiago de Galicia”...Las florecillas de San Francisco).
San Francisco fue un verdadero peregrino de paz en Tierra Santa en el año 1219 (Tiempo de las Cruzadas), único cristiano que se presentó armado con la espada del amor, que anunció sin temor la fé en Cristo, incluso al sultán Melek el-Kamel. Predicó después en Siria, en Egipto e intentó llegar hasta Marruecos.

San Antonio de Lisboa:

el otro sublime hermano franciscano, de tan profundo valor espiritual y tan agudo discurso, que San Francisco lo llamaba: “Mi obispo”.
El eremitorio de Montepaolo fue su primera residendia en Italia; en poco tiempo llegó a ser estimado por su ardiente elocuencia y su predicación fue reclamada por todas partes. Recorrió primero la región de la Romagna  y la alta Italia, después lo encontramos en Francia combatiendo la herejía Albigense, por último predicó en el Véneto y Lombardía, antes del tránsito final que tuvo lugar en Padua.
Se puede imaginar que el  primer peregrino  del “Camino de Asís” haya sido el propio Antonio ya que está comprobada Su presencia de Montepaolo a La Verna, del Cerbaiolo a Montecasale y al fin en Asís como Padre provincial de la Romagna y del norte de Italia para presidir los Capítulos de la Orden (1221/24/27/30)
Según una investigación estadística hecha en el ámbito cristiano, San Antonio es el santo más venerado de toda la Iglesia Católica que en 1946 lo proclamó también “Doctor de la Iglesia”.

Home